You are currently browsing the category archive for the ‘La Cronica’ category.

El paso del invierno del año 485 al 486 fue una etapa dura para los recién nombrados caballeros. Ninguno pudo regresar a su hogar, salvo Sir Augusto, y tan solo llegaban algunos rumores y pocas noticias de sus dominios. Sir Edward y Sir Brudwin habían sufrido sendas desapariciones de una hermana y un primo respectivamente. El de Berwick St James no le dio demasiada importancia, conociendo la predisposición que tenia su primo a correr detrás de cualquier cosa con faldas, pero Sir Edward tenia todos los días el semblante serio y el pensamiento en su tierra, esperando noticias en forma de mensajero o alguna carta que le informara de nuevas nuevas, pero no tuvo suerte. Sir Gauter  rio con el estúpido rumor de una relación de su hermana con un hombre casado.

En Sarum se palpaba un ambiente algo pesimista, la derrota de Maldon y el resultado incierto de Mearcreed Creek no tenia precisamente esperanzados a los vasallos del Rey Uther. Sir Gauter continuo estrechando su amistad con el Príncipe Madoc y sus caballeros, así fue como descubrió antes de nadie cuales eran los planes del príncipe de Logres,  formar un grupo de caballeros para atacar a las dispersas bandas de sajones que estaban por Colchester, rápidamente Sir Gauter se ofreció para acompañar a Madoc, y este le dijo que debía pedir permiso a su señor.

Old_Sarum_Salisbury_Cathedral_1
Sarum

En cuanto los caballeros se enteraron, mostraron al Conde Roderick su disponibilidad para acudir junto al príncipe a masacrar sajones, pero Roderick mostro su desaprobación explicando que necesitaba la mayoría de sus caballeros presentes por si alguna tropa sajona se internaba en Salisbury, había perdido a algunos hombres en Mearcreed Creek , otros estaban heridos y otros, como Augusto, habían tenido que ir a sus feudos, así que no podía prescindir de ninguno de sus caballeros. Sir Brudwin, mostro su decepción por la decisión del Conde delante de el y de sus compañeros, lo que provoco un momento de tensión entre el orgulloso caballero y su señor.

Sir Brudwin: Señor, no queremos quedarnos a ver como crece la hierba de sus pastos.
Roderick: Es eso lo que haceis cuando os mando a patrullar mis tierras? Ver crecer la hierba? – momento de tension entre el caballero y su señor.

Mientras que el Príncipe Madoc partía para perseguir sajones, los caballeros tuvieron tiempo de escuchar algún que otro rumor referente a la visita del Pretor Syagrius, de Francia, donde el bárbaro Rey Claudas había conquistado el ultimo blasón romano en Europa occidental, Soissons. Los rumores decían que estaba dispuesto a darle a Uther la mitad del tesoro del rey de Francia si les ayudaba contra los barbaros, pero Uther tenia sus propios problemas en las islas, así que era bastante difícil que acudiera a su llamada.

Tras unos días, los caballeros tuvieron que salir a cabalgar por las tierras mas fronterizas del conde, en una rutinaria patrulla. Pero aquel viaje seria de todo menos rutinario, cerca de Levcomagus, comprueban como un caballero cabalga velozmente hacia ellos. Sir Gauter reconoce rápidamente su escudo, es Sir  Garnish de Dinton, amigo suyo y fiel vasallo del Conde Roderick, y le persiguen un grupo de varios caballeros. Sir Gauter, anticipándose a todos sus compañeros, ordena la formación y acuden a socorrer al caballero.

Sir Garnish, aquí. Por Salísbury, a ellos!!!Sir Gauther liderando a los caballeros para socorrer al de Dinton.

blains
Sir Blains

Algunos caballeros de aquel misterioso grupo se quedaron atrás, mientras las lanzas chocaban entres el resto de caballeros. La suerte fue bastante dispar, el temerario de Sir Godfrey se desembarazo rápidamente de su contrario y continuo cabalgando hacia los tres caballeros que se habían quedado atrás, dos de los cuales cargaron contra el mientras que el tercero se alejaba de la refriega aun mas, en ese momento fue cuando pudieron reconocer su escudo, se trataba de Sir Blains, el administrador de Levcomagus y antiguo enemigo del Conde Roderick. Finalmente, tras una cruenta refriega,  el único caballero de Salisbury que quedo en pie fue Sir Edward, quien fue acabando con todos los caballeros de Levcomagus y posteriormente acompaño a todos sus malheridos compañeros hasta una abadía cercana donde tardaron semanas en recuperarse. Tiempo que Sir Edward utilizo en ir a Sarum e informar al Conde de lo sucedido. Roderick se mostro muy contrariado y ofreció a su medico personal para ayudar a los heridos.

Cuando todos estuvieron recuperados reanudaron su trayecto de vuelta a Sarum, hablaban de la enemistad entre el Conde y Sir Blains, y de cómo al ser los dos siervos del Rey Uther, no había una resolución fácil a sus desavenencias, cuando un extraño pastor solicito la ayuda de los caballeros.  Su mejor cabra se había escapado e internado en el bosque, el viejo estaba demasiado mayor para perseguirla, así que se mostro como fiel vasallo del Conde Roderick y los caballeros, tras una pequeña conversación sobre si se debían prestar a algo tan nimio, decidieron ayudarle. Alguno se extraño de que aquel viejo pastor pareciese conocer tan bien la corte de Sarum, pero la cabra apareció un momento para volver a internarse en el bosque, momento en el cual los caballeros aprovecharon para perseguirla.

La situación, bastante sencilla por un lado, se volvió realmente caótica cuando, tras perder la pista de la cabra tras una gran arboleda, los caballeros comprobaron como algunas de las copas de los arboles comenzaban a moverse violentamente para dejar emerger de entre la arboleda un gigante de tres ojos con la cabra en una mano, y un árbol arrancado en la otra.

La batalla contra aquel ser fue realmente violenta, varios de los caballeros estuvieron al borde de la muerte, Sir Edward y Sir Garnish  estaban muy malheridos cuando, tras capturar el gigante a Sir Brudwin y estar a punto de llevárselo a la boca, Sir Gauter le asesto el golpe de gracia haciendo que la enorme criatura se desplomase en el suelo.

Mientras Sir Gauter se ensañaba con el gigante, el anciano pastor volvió a aparecer, pero esta vez no se movía como antes, ni su voz era la misma, antes de que una espesa y misteriosa bruma le envolviese Sir Gauter pudo reconocer los ojos del campesino anciano que se encontró el año pasado durante el viaje de Vagon a Sarum, donde los caballeros acudieron a auxiliar a los villanos de una aldea de Salisbury. También Sir Brudwin, tuvo tiempo de despotricar contra el anciano, mientras este, sin perder el paso, fue envuelto por la niebla, para que cuando esta se disipo se mostrara como quien realmente era. El famoso Merlin. Ayudo a curar mágicamente a los heridos, aunque estuvo a punto de no hacerlo con Sir Brudwin, recuperando todas sus heridas y soldando los huesos rotos con unos simples gestos y unas palabras mágicas.

¿No te he dicho que corrieras? – Sir Brudwin a Merlin, haciendo amigos.

Los caballeros dejaron sus monturas con sus escuderos y comenzaron a caminar tras el mago, que , tras una corta caminata, estaba transitando un camino donde las hojas empezaban a brillar con luz propia, Merlin les exigió silencio y concentración un momento antes de llegar hasta la orilla de un lago, donde, mientras que el mago montaba en un pequeño bote, un caballero montado aparecía, un ser mágico, con un color verde oscuro, moviendo sus  4 brazos y que , con asombro, descubrieron que estaba unido a su montura y que en lugar de sangre, el único liquido que desprendía era agua.

Aquí valientes ¡¡¡ Cuidad de mi ahora buenos caballeros¡¡¡¡  el futuro del rey y de Britania depende de vosotros ¡¡¡ – el mago Merlin solicitando la vital ayuda de los caballeros de Salisbury.

Nuckelavee
Nuckelavee

La bestia, de la que a posteriori Merlin les revelaría el nombre de la criatura,Nuckalavee lucho con fiereza, dejando a Sir Edward inconsciente, decididamente no se le daban bien los elementos mágicos, y mostrando como Sir Brudwin tenía algo mas que un orgullo desmedido y una lengua muy larga al asestar el golpe que finalmente acabo con la criatura, que velozmente se deshizo en algas y agua. Acabaron con aquel ser justo a tiempo de ver una escena increíble.

Cuando se acercaron  a la orilla del lago vieron a Merlin, de pie, sobre el pequeño bote en medio del lago, envuelto entre brumas que danzan suavemente guiadas por una ligera brisa. Merlin tenia estirados los brazos a modo de ofrenda, cuando un brazo femenino emerge del lago portando una hermosa espada que brilla con un fulgor verde. Se escucharon murmullos debajo del agua, el mago se puso en cuclillas y tomo la espada, reverentemente con ambas manos, posteriormente el brazo desapareció rápidamente bajo el agua. Después, la barca, sin que nadie remase, se desplazo solemnemente hasta la orilla. Cuando Merlin tomo tierra la barca se volvió a alejar hacia el lago, entrando en la niebla, el mago, tras unos instantes en los que los caballeros permanecieron callados, impresionados ante la majestuosidad de la espada,  guardo la hoja bajo su túnica.

Bien hecho caballeros, Britania está en deuda con vosotros. Pero debemos partir ahora – Dijo el mago visiblemente cansado.

Excalibur.spanish.divx-9

Tras volver por el camino brillante, Merlin desapareció tan misteriosamente como había aparecido, y los caballeros volvieron a Sarum, donde contaron al Conde su aventura con el mago. Roderick, consciente que sus caballeros habían hecho mas grande el nombre de Salisbury, organizo una cena en su honor para la noche siguiente, donde asistieron todos los caballeros presentes en el castillo y alguna de las damas mas famosas de la corte de Salisbury. Allí, Sir Brudwin  se levanto para contar a todos los presentes como había sido la aventura, y lo hizo con tal maestría que todos quedaron impresionados, nadie interrumpió su escucha para beber o para comer, incluso los sirvientes escucharon atónitos el relato del caballero, lo cual engrandeció su gloria y la de todos sus compañeros, y después de ello, Sir Godfrey y Sir Gauther amenizaron la noche con una composición clásica sobre el mago Merlin.  Sir Garnish no perdió el tiempo, y aprovecho su estancia en la corte y que ellos eran el centro de atención, para conquistar a una de las damas de compañía de la Condesa Ellen, Lady Gwiona, una desafortunada joven famosa por haber perdido en la batalla a sus últimos dos prometidos antes de la boda. Quizás por eso, quizás porque quedo prendada de la presencia del galante Sir Garnish, se les ha concedido permiso para celebrar los esponsales antes del invierno. En apenas unos meses, sin duda la fama de gafe que estaba ganando la joven, sin ningún pretendiente desde hace meses pese a la buena dote que se ofrecía por su mano, y que fuera la segunda dama de compañía de la condesa fueron cruciales para que el Conde diera su beneplácito. Algún otro caballero fue visto conversando, y quizás algo mas, con algunas de las damas mas conocidas de la corte.

Anuncios

El Rey Uther Pendragon ha convocado a su ejército a la entrada de la ciudad de Salisbury, durante los primeros días del verano. El Conde Roderick acude junto con sus caballeros, incluidos los recién nombrados Sir Augusto, Sir Brudwin, Sir Edward y Sir Godfrey, acompañados por otros caballeros mas experimentados como Sir Elad y Sir Amig, que comanda el grupo al que los nuevos caballeros han sido asignados, y Sir Gauter, con el que parece que los recien nombrados caballeros hacen buenas migas.

Sir Gauter también es miembro de la unidad liderada por Sir Amig, junto con los nuevos caballeros y 5 caballeros vasallos de Tilshead conforman toda la unidad.mearcerdcreek

Ha habido un hecho bastante destacable sobre el que se ha rumoreado los últimos días, algunos de los vasallos del Rey Uther no han acudido a la llamada del Pendragon. Entre ellos el mas destacado es el Duque Gorlois, de Cornwall. También se rumorea que el Rey Uther es un rey fiel a sus hombre y a su palabra, prometió al Duque Ulfius, uno de sus mas fieles vasallos, ayudarle contra los Sajones de sus tierras, comandados por el Rey Aelle, y a acudido con gran parte de su ejército.

El Duque Lucius tampoco ha acudido a la convocatoria, el Rey Uther le dio otras premisas, acudir con sus hombres cerca de Maldon, donde al parecer el otro  Rey sajon, Aethelswith había desembarcado y estaba realizando actos de pillaje.Durante la mañana ha estado lloviendo intermitentemente, nada demasiado pesado, tan solo lluvia ligera, casi hasta se agradece el refresco… así que los caballeros dedican la mañana a  preparar sus armaduras, armas, la lanza de batalla, el caballo de guerra…

Sir Gauter aprobecho la mañana para hablar con el Conde Roderick y solicitarle comandar un batallon, Roderick valoro su disposicion, pero le inico que aun era joven, y que antes de nada deberia contraer matrimonio y dejar un heredero.

Suele haber otro inconveniente que impongo a los que son escogidos para abanderar mis estandartes en las batallas, deben haber contraído matrimonio y tener descendencia… y si es un varón, como mi pequeño Robert, para que pueda hacerse cargo de  las tierras en caso que, nuestro señor no lo quiera, su padre no volviese, mucho mejor.El Conde Roderick –

Sir Godfrey se dedico a alimentar su espiritu orando y conversando con el padre Tewi mientras que Sir Augusto, con su habitual desconfianza, “charlaba” con su nuevo escudero intentando comprobar su lealtad.

El trote de varios caballos y las voces del Príncipe Madoc instando a la formación del ejercito delante del campamento,  hacen que los batallones comenzasen a organizarse velozmente. La compañia de los caballeros comienza a montar con bastante celeridad. El batallon de Sir Amig es uno de los que atacan en vanguardia.  Sir Edward y Sir Brudwin ya están montados cuando comienzan a llegar el resto de sus compañeros, Sir Gauter, que apenas le faltaban unos metros hasta llegar a su caballo, subio a el agilmente y se mostro impaciente por formar, Sir Godfrey salio corriendo de la capilla, santiguándose y subiendo a la grupa de su montura en silencio, y finalmente, Sir Augusto, aparecio por entre las telas de la tienda que usan para dormir justo cuando los caballeros se preguntaban si todas las historias que habían oído sobre la familia de Sir Augusto serian ciertas, unos pasos detrás de el aparecio Neville, su joven escudero, con un claro gesto de desconcierto.

¡ Arriba valientes ¡ ¡ El Rey Uther os reclama ¡ ¡llega el momento de enseñar a esos perros sajones de que esta hecho el acero de Logres! – el principe Madoc alentando a las tropas –

Una lluvia ligera, intermitente, ha acompañado al ejercito del rey Uther durante toda la marcha. La compañia de los caballeros estbaa en el regimiento de vanguardia, Sir Amig es quien porta el estandarte. La marcha es lenta, pero no tardan mucho tiempo, apenas una hora, en llegar a su destino. el llano de Mearcred Creek. El ejercito, siguiendo las ordenes de los comandantes comenzo a formar en hileras. A lo lejos, a unas millas de distancia, podian distinguir claramente el ejercito sajon. El tamaño del ejercito sajon no era muy diferente al de los caballeros.  Sir Amig los mira desafiantes. Un grupo de ellos recorre las hileras de la vanguardia.

Debe tratarse del cobarde de Aelle intentando que sus tropas no se caguen de miedo– dice Sir Amig.

reyaelleLos que tenian la vista mas aguda pudieron ver como uno de los sajones corria sobre un caballo marron, ligeramente mas adelantado que el grupo de mando. Una larga cabellera roja salta al compas del trote del caballo y numerosas pieles marrones cubren su cuerpo. Era el Rey Aelle.

Los salvajes tenian un mínimo de organización. Colocaron sus líneas, con una vanguardia de hombres a pie, el Rey Aelle parece que tiene un plan. Pero el ejercito de Logres estaba a las ordenes del Rey Uther Pendragon.

Los caballeros nunca le habian visto en persona. Su caballo parecia tronar en lugar de trotar. Paseaba por delante de sus tropas,  mirándoles desafiantes espada en mano. Herbia la sangre, es el Rey por el que tantas veces habian luchado en su nombre, por el cual su sangre y la sangre de sus amigos ha regado la tierra, el rey que les daba fuerza y aliento para combatir por su tierra.

Su voz, ronca, ladro a través de todas las hileras del ejercito.

¡ Caballeros y soldados ¡ . Hoy vuestras armas darán fuerzas a Logres. Esos perros sajones quieren quitaros lo que es vuestro. Quieren criar a vuestros hijos, acostarse con vuestras mujeres y acabar con vuestros padres. Quieren comer en vuestro plato y beber el vino de vuestras bodegas. Hoy creen que van a poder hacerlo, que al acabar la batalla podrán avanzar unas millas para seguir robando y acabando con nosotros. Yo digo ¡NO! , hasta aquí habéis llegado perros , nuestros padres , y los padres de nuestros padres han luchado para expulsaros de nuestras tierras, y hoy… este dia de verano… será el primer dia que marque vuestra caída. No pararemos hasta que os empujemos al mar negro del que hayáis salido ¡ LOGRES ¡ – ese ultimo grito desgarrador parece ser el grito que da la orden de carga puesto que todos los comandantes de unidad de vanguardia (entre ellos Sir Amig) os da la señal de carga….

reyuther

Sir Amig salto como un resorte cuando escucha el grito de batalla del Rey. Miro hacia el Conde Roderick mientras no para de gritar ¡LOGREEEEEEES! ¡PENDRAGON! , todos los caballeros empezaron a sentirse invadidos por el nerviosismo que suele preceder a un combate. Esto es lo que habían esperado tanto tiempo. siramig

¡Caballeros ¡ ¡ lanzas arriba ¡  las leyendas se construyen en días como hoy ¡TILSHEEEEAD!Gritaba sir Amig  mostrando su lanza y espoleando su caballo junto con el del resto de la formación galopando hacia la primera línea de los sajones

La primera carga sobre los sajones fue brutal. El grupo de caballeros liderado por Sir Amig, fue el primero en atacar, adelantando al resto de batallones,  Sir Brudwin fue el primero en atacar, en algún sitio, Uther reia orgulloso, Sir Brudwin arroyo al primer sajon que se  encontro, hiriéndolo y derribándolo con su lanza, pero no paro hay, el joven caballero parecia imbuido por una furia salvaje, que hizo que  el sajon que estaba detrás del que acababa de derribar, se afianzara fuertemente en el suelo, aunque de poco le sirvio, porque vio como la lanza del caballero atravesaba abruptamente su escudo y se clavaba profundamente, desgarrándole todo un costado. Lo último que vio fue su pantalón empapado de su propia sangre. Justo a continuación, a tropel ha entrado en resto de caballeros causando una masacre entre el grupo de sajones, Sir Godfrey atraveso a uno de sus enemigos por el pecho, y lo arrastrao varios metros, hasta que finalmente, lo dejo clavado en el suelo, Sir Gauter golpeo a otro en la cabeza con un elegante golpe que hizo que la cabeza sajona se despegara de su cuerpo y volase hacia detrás dando vueltas, el ataque de sir Edward no fue menos espectacular, al final de la carga se  levanto sobre su silla y ha clavo su lanza en la pelvis de uno de los salvajes y mientras su cuerpo caía, el caballero era capaz de recuperar la lanza intacta del vientre del cadáver, el punto negro lo puso  Sir Augusto, que apenas rozo la cabeza del sajon al que cargaba, después de que este partiera la lanza con su escudo.

DeTaaheBattle-PW-36-field-battle-797839 El resto de la batalla transcurrio con los caballeros, liderados por Sir Amig, luchando valientemente contra los sajones,  que hicieron caer a Sir Brudwick, pero a quien los escuderos Ausel, Melian y Rodar, ayudaron a seguir luchando, para luego ser protegido por el resto de su unidad que acudio a su rescate.Con el ultimo rayo de luz de la tarde los ejercitos se repliegan. La batalla ha terminado. El Rey Uther da las gracias a su ejercito por defender su tierra con la pasion que lo ha echo y pide unas oraciones por los caidos. La luz anaranjada ilumina el trabajo de los escuderos, cogiendo los cuerpos de los caballeros del campo de batalla. No ha sido una derrota, pero tampoco ha sido una victoria. No hay botin que repartir. Solo la gloria de haber participado en la batalla. Los heridos visitan a los monjes, para que les auxilien durante el camino de vuelta al hogar, de vuelta a  Sarum.

El Conde esta contento con como han luchado los recien nombrados caballeros,  el Rey Uther en persona ha alabado la valentia de sus caballeros, y ha pedido que combatan en su batallon en la proxima batalla en lugar de en la vanguardia. Sir Amig se reune con otros de los brillantes caballeros del conde, Syr Lycus, que suele acompañar al conde, un caballero muy diestro, obediente y leal, en la corte no hay duda de que es el quien mas enemigos del Conde ha matado de entre todos sus caballeros, el grande Sir Bag, tan grande y fuerte como lento, y Sir Leo, quizas el mejor caballero de la corte, aquel de las virtudes mas rectas. Todos ellos os han alabado y expresan su deseo de luchar junto a los valientes caballeros en proximas ocasiones.

Los caballeros vuelven a casa con la cabeza bien alta.

Unos dias despues se reciben noticias de otra batalla que se produjo en Maldon (Colchester).

El Rey Aethelswith realiza una incrusion maritima desde Kent,  parte en una corta travesia maritima con su ejercito y algunos guerreros del Rey Hengest. Toma tierra cerca de Maldon, y realiza muchos y salvajes actos de pillaje hasta que aparece el Duque Lucius con su ejercito al sur de Colchester. El combate es feroz, pero los sajones prevalecen y el Duque tiene que retirarse a Colchester. Los Britanicos huyen hacia el bosque de Quinqueroi, pero son perseguidos y cientos de ellos acaban como esclavos.

Un resultado incierto en Mearcred Creek y la derrota de Coulchester no son  buenas noticias para el rey Uther.

Después de acabar con el devora hombres de los bosques de Ember, los jóvenes escuderos pudieron volver al castillo de Vagon a reponerse de sus heridas y seguir trabajando para llegar a ser caballeros algún dia. Lo primero que les llamo la atención era la ausencia de Sir Elad, convocado en Sarum por el Conde Roderick. Brudwin hablo con Sir Woodgate acerca de la misión y de cómo se habían comportado sus compañeros durante la caceria, enfatizando la individualidad de Rodar y la condición Femenina de Melian, detalles que tomo en cuenta Sir Woodgate y que exagero dado la poca confianza que tenia en que Melian actuase como un verdadero caballero.

A los pocos días un mensajero del conde Roderick se presento en el castillo, Sir Gauter, que tenía como misión acompañar a los escuderos hasta Sarum, orden de Sir Elad. Sir Woodgate “castigo” a Rodar y Melian sin poder hacer el viaje. Seguirían entrenando en el castillo.

Los últimos días de la primavera no dejaban un semblante diferente en las tierras del Rey Uther. Todo sequia verde, húmedo, el día solia alternar momentos de lluvia ligera con algunos rayos de sol que logran abrirse paso entre las nubes grises.

En el trayecto, tuvieron que intervenir en un saqueo, luchando contra los bandidos de un bosque cercano que estaban asolando una aldea. Cada uno enfatizo su rasgo preferido, Edward y Brudwin su habilidad con las armas, Augusto su intimidación, el solucionar algo sin usar las armas, Sir Gauter organizando el ataque a los bandidos y finalmente, Godfrey su valor, temeridad y arrojo al protagonizar una gesta que ninguno de los pobres campesinos podrá olvidar jamás, entro en la casa ardiendo para rescatar a una joven, una niña de diez años llamada Avery, que estaba siendo forzada por uno de los villanos, y después de matar al saqueador de una sola estocada y sacar a la muchacha por una ventana, la casa comenzó a derrumbarse bajo las llamas y en el último momento, medio ardiendo, lleno de heridas y desde el piso de arriba, logro atravesar una de sus paredes y caer al duro suelo de tierra.

aldea

aldea

El valiente escudero hacia pocos días que acababa de recuperarse de sus heridas contra el oso y volvía a estar muy malherido, pero con algo mas de gloria y renombre.

Durante el ataque, un extraño suceso tuvo lugar, aunque solo a los ojos del Caballero Sir Gauter. Un extraño anciano le indico la columna de humo. Posteriormente al combate Sir Gauter quiso encontrarle, pero no hayo de el ningún rastro.

No tardaron mucho mas tiempo en llegar a la impresionante ciudad de Sarum. Sir Elad les esperaba allí, y les concedió una audiencia con el Conde Roderick, y este, impresionado por las hazañas de los escuderos, les invito a cenar esa misma noche con los caballeros del Conde, donde tuvieron la oportunidad de conocer a ilustres caballeros y de demostrar sus habilidades cantando y tocando para el Conde y su familia,  donde Sir Gauter intento meter en algun aprieto al escudero Godfrey, y finalmente tuvieron que cantar, Sir Gauter, y tocar el arpa, Godfrey juntos en una misma pieza y  a Brudwin le toco narrar ante todos los presentes, los sucesos que habian acontecido en la aldea, menospreciando deliberadamente el papel de Godfrey.

Esa fue la noche donde el Conde pidió dispensas a los presentes para nombrar nuevos caballeros, y Sir Elad no tardo en proponer a los escuderos Edward, Godfrey, Augusto y Brudwin, y todos los presentes estuvieron de acuerdo.

Durante la siguiente noche, los futuros caballeros pasaron la noche velando sus armas, los mas devotos, Godfrey y Augusto, velando algún cuerpo desnudo, sir Brudwin, y otros con menos suerte, pudieron descansar toda la noche, como Sir Edward.

Que Godfrey nos deleite con su vozSir Gauter poniendo en aprietos a Godfrey

A la mañana siguiente juraron sus espadas al Conde Roderick y se convirtieron en caballeros vasallos de Logres.

caballeros

Luego tuvieron la oportunidad de demostrar su valía en la ceremonia del brinco, donde Sir Edward y Sir Augusto saltaron a la silla de sus caballos y todos rieron con los intentos de Sir Godfrey y Sir Brudwin.

Los caballeros hicieron amistad con otros miembros de la corte, y se pusieron bajo las órdenes de Sir Amig, un experimentado caballero, también hablaron con Sir Jaradan, que presumía de ser el mejor espada de la corte,  y Sir Hywell, quien no ceso de hablar de su hija.

Principe Madoc

Principe Madoc

A los pocos días del nombramiento de los caballeros, el príncipe Madoc se presento en al corte con un mensaje para el conde. Sir Brudwin tuvo el honor de escoltarle hasta el Conde Roderick. Se escucharon conversaciones, incluso de voz del mismo príncipe, con noticias alentadoras sobre batallas, siervos traidores y el mago Merlin, pero al final de la velada, donde Sir madoc ceno al lado de Sir Gauter, todos mostraron gran jubilo cuando el Conde Roderick leyó la misiva del Rey Uther a los presentes.

¡Caballeros ¡ He recibido una carta urgente del rey Uther Pendragon.

Atención mis leales súbitos. El Rey Ælle invade nuestras sagradas tierras y osa posar los sucios pies de sus salvajes sajones en nuestros propios hogares. Convoco a todos mis leales  a defender nuestras tierras y acabar con los salvajes en Salisbury.

Preparad vuestras armaduras, afilad vuestras armas. ¡Partimos a Salisbury!

el Conde Roderick leyendo la carta del Rey

Castillo de Vagon, Condado de Salisbury, Reino de Logres, Britania.

Hace 5 años que el Rey Uther Pendragon fue coronado como regente de Logres. En estos 5 años ha liderado sus tropas en numerosas batallas, defendiendo sus tierras y a sus habitantes y vasallos contra las amenazas de los Pictos y conflictos con otros gobernantes locales, y aunque no siempre ha salido victorioso ha mantenido a sus tierras unidas y bajo una cierta sensación de seguridad, al igual que hiciera su hermano antes que el. En realidad su dominio no es mas fuerte por culpa de tres de sus mas poderosos vasallos, los Duques de Cornwall, Caercollum y Lindsey, que no terminan de demostrar toda la lealtad que se les supone. Afortunadamente, el más poderoso de todos los nobles, el Duque Ulfius de Silchester si que es un señor fiel y leal al Rey.

El Rey Uther ha sufrido muchas  bajas en sus últimas batallas y se ve en la necesidad de reclamar muchas tropas y la presencia de nuevos caballeros para poder compensar esas bajas. Aunque la preparación de un caballero nunca se descuida y se valoran sus meritos de combate tanto como sus meritos de carácter, recientemente, en el Castillo de Windsor, el mismo Pendragon ordeno caballero a todos los escuderos que tuvieron el valor de aceptar el nombramiento.

Los sajones han establecido pequeños reinos en suelo británico, no son demasiado numerosos  pero son muy beligerantes. Sus ataques son una constante amenaza y el temor de que se organicen en un fuerte ejército y ataquen a mas ciudades se propaga como el fuego. El pueblo teme a los Pictos.

El castillo de Vagon,  es el lugar donde Sir Elad forma a los mejores escuderos del condado de Salisbury para que alcancen el merito de ser nombrados caballeros de manos del mismísimo Conde Roderick.

wallpapers_cardiff-castle_wales_united_kingdomEste día de principio de primavera no era mas que otro día normal. El alguacil y castellano de Vagon, Sir Elad, como todas las mañanas, se encarga de poner a trabajar  a los mejores escuderos del castillo en sus prácticas cotidianas. Allí se encontraban Edward, un valiente mozo de Baverstock con una llamativa cabellera de color rojizo, Augusto, de Steeple Langford, poco afortunado en las practicas con las armas, Brudwin de Berwick St James, el mas bajo de todos pero con el orgullo mas elevado, Rodar, de Chanderton, destacado por su habilidad con las armas y su talante algo rencoroso, la única mujer, Melian, de Burcombre, que es poseedora de una belleza muy notable y  cuya abuela gano el derecho para toda su descendencia de poder ser ordenados como caballeros (aunque fueran mujeres) al perder la vida intentando proteger al Rey Constantino, y Godfrey, de Tisbury un temerario joven al que los ejercicios de monta diarios no se le dieron demasiado bien.

Sir Elad dirige personalmente el entrenamiento de estos escuderos, que, después de años al servicio de otros caballeros de renombre, volvieron al castillo hace ya casi un año para aprender las virtudes de la caballería, y esperan su nombramiento como caballeros con ansiedad. Esta mañana, como tantas otras, el castellano les ha preparado una intensa jornada, empezando por prácticas con lanzas de torneo y una carrera por los alrededores del castillo de Vagon.

“Creí que durante este tiempo les había enseñado algo” comentario de Sir Elad tras ver los primeros intentos de los escuderos por impactar en un simple trozo de madera.

Tras la mañana, el alguacil les ofreció una misión, la cual todos aceptaron sin siquiera saber de que se trataba, mostrando así su lealtad al Conde Roderick. En una aldea cercana, una bestia salvaje, al que habían apodado el devora hombres, había estado atacando a los granjeros y ganaderos locales. Ya habían muerto tres personas y nadie quería salir de su casa por miedo a correr la misma suerte. Al parecer se trataba de un enorme oso.  Para conocer quien de los escuderos liberaría la cacería, esa misma tarde justarían todos entre si y el ganador seria quien tendría el mando para esta búsqueda.

Después de varias contiendas, y sin que nadie saliese herido (mas que en sus orgullos),  el bravo escudero Brudwin se alzaba como el vencedor de la justa a media tarde, cuando la sombra de la torre de la vela se posaba sobre la arena de entrenamiento del castillo de Vagon. La justa había creado expectación entre el resto de aspirantes a caballero del castillo, y la victoria de Brudwin se celebro con gran júbilo. El orgulloso escudero decidió salir hacia la aldea esa misma tarde, llegarían al anochecer pero así tendrían todo el día de mañana para poder dar caza a la bestia. Sir Elad les dio algunos detalles mas, les dijo que viajaran hasta Imber y que alli preguntaran por el viejo Gar, un parroco local, y el podría ponerles mas al día sobre el devora hombres.

“¿Que quereis? Tengo un fisico de bardo… por eso lo que mejor hago es cantar” – Godfrey haciendo un comentario jocoso de sus habilidades.

Durante el camino todos los escuderos comentaban su participación en el torneo, y cuando llegaron a la aldea la noche ya estaba bastante avanzada. Aun así, el padre , les consiguió un lugar donde descansar y pasar la noche, un acogedor establo, pero Godfrey, pensando en la cacería del día siguiente, decidió pasar la noche en la pequeña ermita del pueblo, rezando, mientras que Rodar, que le acompaño durante la primera hora de contrición, acabó durmiendo en una esquina de la ermita. Mientras, el resto de sus compañeros, tampoco conciliaron demasiado bien el sueño, algunos por el nervio antes de la batalla y otros por… por permanecer alerta toda la noche por si aparecía la bestia.

A la mañana siguiente los escuderos organizaron la cacería, unos irían a intentar seguir el rastro de la bestia y otros querían hacer preguntas a algunos testigos.  Finalmente todos se reunieron en el lugar donde se encontró los restos de la última víctima.

Augusto, comenzó a explorar el lugar de los ataques, y examinando detenidamente las huellas, llego a una sorprendente conclusión. El devorador de hombres no era un oso, se trataba de un Leon. Sus compañeros estaban asombrados, muchos apenas sabían que era un Leon y ninguno había visto alguno jamás, pero todos se pusieron en marcha. Por un lado Augusto, junto con Godfrey y Brudwin, por otro lado, Melian seguía otro rastro junto con Edward, y Rodar se separo del resto para tratar su propio plan. Compro una vaca y fue con ella hasta el bosque pretendiendo tender una trampa al devorador de hombres.

“¿Cómo que no es un Leon? Que sabrás tu de bestias, si eres solo una mujer” –  Augusto a Melian, después de reconocer claramente los restos y señales del ataque de un fiero león… aunque nunca hubiera visto ninguno antes.

grizzlyFinalmente fue el grupo de Augusto, tras bastantes horas de búsqueda, cuando a última hora de la tarde se encontró con el fiero animal, oso por cierto, habían estado siguiendo el rastro a pie, así que Godfrey y Brudwin desenvainaron sus mandobles y atacaron a la bestia, que asesto un enorme mordisco en el hombro a Godfrey antes de que Augusto, por la espalda, le ensartara su espada en la nuca.

El devorador de hombres había caído, aunque las cicatrices y las heridas del valiente Godfrey demostraban que no lo había hecho sin luchar.

En Imber se organizo un improvisado recibimiento donde agasajaron, dentro de sus pobres posibilidades, a los valientes que habian acabado con la vida de la bestia. La cabeza del animal reposaba sobre una pica mientras Brudwin relataba una y otra vez como habian acabado con el devorador de hombres.

noviembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Archivos

Acerca del Blog

Blog con las experiencias de un master y varios jugadores, jugando la campaña de "King Arthur Pendragon RPG" llamada "Great Pendragon Campaign", describiendo los inicios, los personajes, el desarrollo y las ayudas al juego, y por supuesto las sesiones de juego.